UN CACHETAZO AL ODIO

Como dicen algunos dentro del ámbito de la militancia, estaba cantado que la movilización virtual #75Octubres iba a sufrir un ciberataque.

Sin embargo, esa trampa resultó inofensiva en vistas del clima festivo y el entusiasmo con el que el pueblo peronista se manifestó en redes sociales y caravanas, que se realizaron en distintos puntos del país.

Euforia y una notoria necesidad de manifestar el apoyo al gobierno, luego de permanecer guardados por pedido expreso del presidente, en el marco de la pandemia, fue lo que se pudo palpar en las calles.

El presidente habló en la CGT y prometió nuevamente terminar con la "Argentina del odio", ese odio que siempre le costó la vida al pueblo peronista, que ha sufrido represión, tortura, desaparición y hasta un histórico bombardeo.

Una sociedad que vive en dos dimensiones paralelas, la dimensión en la que se celebró el día de la lealtad, con alegría, emoción y buen humor, y la dimensión más pequeña, en la que se marcha agitando consignas de odio, deseos de muerte, agresiones a periodistas, y verborragia destituyente.

Se vivió un 17 de octubre parecido al del 45. Parecido en el sentido del mensaje carente de odio. Cuando aquella noche, Perón habló al pueblo en la plaza, y convocó a la unidad, sin mencionar una sola palabra de rencor ni odio sobre quienes lo habían encarcelado.

Es una lucha difícil la que lleva adelante el gobierno del Frente de Todos, porque a pesar de la ineficacia del espacio político opositor (que incluye principalmente a los poderosos multimedios del país), que permanentemente intenta generar climas negativos en la sociedad sin demasiado éxito, hay una presión muy fuerte desde el punto de vista geopolítico. Existe un sector al que no le conviene que a un gobierno como el de la Argentina le vaya bien, y esto está ligado a cómo seguirá el "orden mundial" post pandemia, si será un mundo con mayor o menor presencia del Estado. Una pulseada que parece estar ganando por knock out el ala del Estado Presente, tanto que hasta el FMI, hoy tiene un discurso anti-ajuste y se reúne con movimientos sociales. Algunos bromean y otros no tanto, con la instalación del peronismo como nuevo orden mundial. Para algunos, una utopía, tan utópica como pensar que podría existir un Papa Peronista.





LOGO.png
mazden-banner1.png
descarga.jpg
45302301_1815008205215587_7284744883158384640_n.jpg